jueves, 19 de enero de 2017

LO MEJOR Y PEOR DE VIVIR “SOLA”


Esto es solo mi opinión y para cualquiera puede ser diferente.

Con el voluntariado tuve la oportunidad de vivir por mi cuenta por primera vez y para mí fue genial, desafortunadamente no pude vivir sola sola, por eso es que puse las comillas, pero a la larga fue como si no tuviera compañera de cuarto.

Lo que más me gustaba era llegar a la casa luego de trabajar y poder relajarme enserio, podía hacer lo que yo quisiera, si salía no tenía que avisarle a nadie, podía llegar tan temprano o tarde como se me antojara, me podía levantar a media noche a asaltar la nevera si quería, compraba la comida que me gustaba, cocinaba y comía a la hora que yo quisiera. Era lo mejor, aunque en mi caso, algunas de esas cosas tenía que hacerlas sin hacer mucho ruido por si mi vecina ya estaba durmiendo.

Obviamente lo de la comida es algo bueno si tú ya sabes cocinar, si no es así entonces va a ser un cambio duro, yo no soy una experta en la cocina, pero me defiendo y no me dejo morir. Lo que no es tan bueno es que al vivir solo vas a tener que empezar a hacer cuentas, ponerte un presupuesto y tratar lo mejor posible de no gastar más de lo debido, porque esas galletas que se ven tan ricas puede que no descuadren mucho tu presupuesto si las compras una vez, pero si cada que sales te compras unas galleticas, unos chips, o esto o lo otro, entonces a fin de mes vas a estar peguntándote a donde se fue tu dinero.

Además hay gastos que a uno no le gustaría hacer pero hay que hacerlos, uno se acostumbra a que en la casa de los papás o de la host Family siempre hay ollas, sartenes, cobijas, toallas, esponjas para limpiar, desinfectante, papel higienico, etc, etc, etc. y los primeros meses pueden ser los más duros porque es cuando hay que comprar lo necesario para vivir, pero una vez tengas lo básico vas a sentir una satisfacción y un orgullo propio muy bonito. Lo mejor es comprar desde el día 1 lo necesario para la cocina y la limpieza, salir a comer a restaurantes es muy bonito, pero muy caro si lo haces de seguido así que compórtate como el niño grande que ya eres y haz algunos sacrificios.

También hay que hacer aseo, en mi caso podía turnarme la limpieza del baño y de la cocina con mi vecina, pero aun así no era placentero cuando me tocaba a mí, yo odio organizar, pero tampoco me gusta ver desorden.

Yo me pongo a pensar y como van las cosas, en un futuro cercano tal vez me vaya a vivir con mi novio, pero antes de eso me gustaría vivir enserio sola, yo soy una persona que disfruta mucho de su soledad, necesito de mi propio espacio y además me gusta hacer las cosas a mi manera, y cuando estoy con él no siempre es así, vivir con alguien especialmente si es tu pareja, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. A mí me encanta que el cocina mejor que yo, así que cuando estoy en la casa de él y es hora de cocinar lo hacemos los 2 juntos, eso es sin duda mejor que cocinar solo, pero por otro lado también tengo que  tener en cuenta que tal vez no tenemos ganas de comer lo mismo, o incluso él puede estar muriéndose de hambre y no tener hambre en lo absoluto.

Otra cosa a tener en cuenta cuando ya no se está en la casa de los papás o de la familia de acogida, es el pago de las cuentas. Por fortuna al ser voluntaria en el hospital no tenía que pagar renta, ni electricidad ni agua ni nada de eso, también al ganar tan poquito me salvé de tener que pagar impuestos, pero si habían un par de cosa que tenía que pagar de mi bolsillo como lo es mi teléfono, y la totalidad del transporte y del estudio, por fortuna esta vez pude compartir el pago del internet, pero la señal era tan mala que no aguantaba para 2 personas, así que a la larga no me habría importado pagarlo a mi sola con tal de tener una mejor señal.


No me muero de ganas por empezar a pagar las cosas que los adultos pagan, pero otro lado el día que lo pueda hacer al fin seré un ser autosuficiente, con un mejor trabajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario