martes, 6 de diciembre de 2016

TRABAJO EN UN HOSPITAL


Mi primer día me gustó mucho, estaba muy nerviosa porque creía que no iba a entender casi nada, pero si entendí J obviamente no todo pero no estuvo mal. Llegue a las 8 de la mañana, no tenía ni idea a qué hora tenía que ir, nadie me había dicho y cuando llame a preguntar tampoco me supieron decir, así que llegue a las 8 igual que mi día de prueba.

Creo que ya les conté que la estación era aislada, la entrada eran 2 sets de puertas que se abrían apretando un botón y no se podían abrir al tiempo, los pacientes eran todos personas con leucemia y que estaban recibiendo trasplantes de medula osea, así que estaban muy delicados y no tenían permitido salir de la estación, tampoco se podían abrir las ventanas y la forma de manejar a los pacientes era diferente a otras estaciones. No éramos una estación de cuidados intensivos, pero casi, de hecho hasta teníamos los mismos uniformes, que según me explico el muchacho que me estuvo acompañando todo el día, era: uniforme blanco para las estaciones normales, azul para las intensivas (y nosotros), rosa para la clínica de niños y verde para cirugía.

Cuando llegue me entregaron mis uniformes, me asignaron un casillero y también me dieron una tarjeta con la que podría pagar en la cafetería si quería comer ahí, obviamente tenía que meterle plata primero, eso no iba incluido, y la tarjeta también servía para timbrarla en una maquinita a la entrada del hospital, eso tenía que hacerlo cada que llegaba y me iba.

También tuve una reunión con la enfermera en jefe y me dio una carpeta con una lista de tareas, no tenía que hacerlas todas, de hecho ahí estaban estipuladas todas las tareas de la estación pero a mí me las marco casi todas como que no tenía que hacerlas.

En si mis tareas eran: llegar y revisar que frente a cada cuarto hubiesen guantes de cada talla y tapabocas, luego hacer café para los pacientes, esperar a que llegara el carro con los desayunos para luego repartirlos; los pacientes tenían que llenar una hoja con el pedido para la comida del siguiente día así que mi tarea era recogerla y hacer el pedido en el computador, recoger la bandeja del desayuno luego de una hora, luego tender camas, también tenía que preparar unas bolsas con gasas, bandejas y más cosas que las enfermeras necesitaban para cambiar unos vendajes que todos los pacientes tenían en el cuello, además tenía que ir 10000 veces al día al correo a recoger y llevar cosas, repartir y recoger el almuerzo, también si algo se dañaba tenía que ir a mandarlo a arreglar, si no había algún medicamento en la estación entonces ir a pedirlo a la estación de al lado, recargar las tarjetas del teléfono para los pacientes que las necesitaran ya que la maquina estaba afuera y ellos no tenían permitido salir, y en si más cosas así por el estilo, ir a buscar cosas que me pedían, también estar pendiente del cuarto donde estaban las maquinas que limpiaban todo, yo no tenía que lavar nada con mis manos, pero si tenía que poner las cosas sucias en las máquinas y luego ordenar las cosas limpias; todos los días a los pacientes les sacaban sangre y mi tarea era imprimir unas etiquetas y pegarlas en las jeringas para el siguiente día, de vez en cuando también tenía que cortar o lavarle el cabello a los pacientes y ayudarle a las enfermeras a bañarlos, pero eso ultimo casi ni me tocaba hacerlo y cuando me tocaba era solo sostener al paciente mientras la enfermera lo bañaba.

Otra tarea que tenía y que era bastante frecuente era estar pendiente de cuando deban de alta a alguien, si era paciente normal tenía que avisarle a la señora del aseo para que fuera a limpiar el cuarto y una vez ella terminara revisar si hacía falta algún aparato, toallas, vasos, servilletas, etc, etc que el siguiente paciente pudiera necesitar; si al contrario el que se iba era un paciente infeccioso, entonces tenía que botar absolutamente todo (medicamentos, jeringas nuevas, cajas de guantes, todo) así estuvieran sellados sin usar todo tenía que irse a la basura y cosas como cobijas y toallas tenía que meterlas en unos sacos amarillos especiales para mandar desinfectar. Además tenía que desconectar todos los aparatos y acomodarlos de tal manera que el equipo de desinfección pudiera trabajar y limpiar todo más rápido, y una vez ellos fueran y terminaran de limpiar, yo tenía que organizar todo y surtir el cuarto con cosas nuevas para el paciente que fuera a llegar.

Obviamente yo no hacía todo eso sola (no siempre), incluso habían días que no daban de alta a nadie, pero también habían días que le daban salida a 2 infecciosos, uno normal y uno que era normal resulto coger alguna infección entonces tocaba cambiarlo a un cuarto para el solo y limpiar todo.


Los días en los que había que trastear pacientes de cuatro eran los peores, pero en si mi trabajo no era pesado,  de vez en cuando salía una que otra tarea nueva, pero nada complicado y todos tanto las enfermeras, los doctores, las señoras del aseo y los otros ayudantes me recibieron muy bien, no les entendía todo lo que me decían y ellos lo sabían pero me dijeron que cualquier cosa preguntara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario