viernes, 16 de diciembre de 2016

DE POCOS AMIGOS


Cuando llegue a Alemania el curso me facilito conocer gente, me ayudo a rodearme de personas en la misma situación que yo, pero con la mudanza todo fue más difícil, tuve que despedirme de los amigos que hice y la verdad fue más difícil de lo que pensé así que tome la decisión de no acercarme mucho a la gente.

Desde un principio me metí en la cabeza que vivir en esta ciudad iba a ser temporal, mi novio es del norte y el único motivo por el que está en Bayern es por la universidad, así que cuando el termine es casi fijo que o se regresa a su ciudad o se va a otra donde le salga trabajo.

Luego de una semana de mudarme yo ya había visto lo que a mi parecer era lo único interesante de esta ciudad y para ser honesta, me aburría. La ciudad me gusto las primeras veces que vine (durante mi año de au pair), pero únicamente por la novedad, todo era diferente para mí, en Colombia las calles y las casas se ven diferentes, se respira otro ambiente. Uno de los principales motivos por los cuales con el paso de los días no le agarre gusto a la ciudad es porque no era ni grande ni pequeña ni grande, donde fui au pair, era una ciudad súper pequeña, solo tenía que coger un bus y ya llegaba al centro, no habían muchas tiendas, ni a donde ir, pero pude encontrar rápido sitios que para mí eran interesantes, en cambio ahora estaba en una ciudad un poco más grande, donde no encontraba sitios que me gustaran de verdad y los pocos que medio medio, me quedaban lejos . Yo soy rara, soy feliz en una ciudad bien pequeña donde todo quede realmente cerca o en una ciudad gigantesca donde pueda encontrar de todo, así las distancias largas se ven recompensadas por la variedad de cosas que hay.

Esta ciudad me amargo mucho, yo cambie demasiado y no se ni como describir bien mis cambios, simplemente mi humor cambio, me la pasaba cansada todo el día, me levantaba muy temprano casi todos los días, en la tarde estaba siempre con sueño y solo quería dormir, pero luego por la noche ya se me espantaba y me quedaba hasta tarde despierta, así que al otro día estaba mucho más cansada. Mi vida empezó a ser únicamente del trabajo a la casa y de la casa al trabajo, ni el tiempo, ni el estado de ánimo, ni el dinero me daban para salir de seguido y aunque eventualmente conocí gente, nunca quise acercarme mucho a ellos porque no quería que me pasara lo de la vez pasada, cuando me mude fue un cambio muy duro, tuve que dejar a mis amigos y aunque seguimos en contacto, no es igual, ya no los puedo ver a diario, simplemente no quise encariñarme con nadie más. No me gustaba vivir en esta nueva ciudad y se lo dije en repetidas ocasiones a mi novio, él ya sabía que en cuanto él y yo termináramos con lo que estábamos haciendo ahí, yo me quería ir a otra parte ¿y si yo ya tenía claro que me quería ir rápido, porque buscar motivos  para apegarme? No tenía sentido para mí, así que me dedique a pasar más tiempo con mi novio y a hacer actividades yo sola, debo decir que de las personas que conocí en un inicio, aunque me cayeron bien, no sentí que pudieran ser personas con las cuales yo quisiera salir a menudo, así que eso también influyo a que ni siquiera intentara crear lazos de amistad.


Luego de un tiempo y ya cuando estaba por terminar todo mi FSJ llegaron otras 2 voluntarias que me cayeron muy bien y si las considero mis amigas, pero yo siempre tome distancia, enserio no quería encariñarme con nadie, y valió la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario