viernes, 10 de enero de 2014

¿QUIEREN SABER CON QUIEN ME VOY?


Antes de leer recuerden bien como son las 3 familias y las cosas negativas y positivas que mencione de cada una.


Ya que pensaron, vamos a ver si adivinaron o no.

La última semana de mi matching process tuve entrevistas por Skype casi todos los días, ya estaba aburrida, las que saben cómo es esto ya saben que es estresante, a uno le dan nervios, siempre esta esa cosa de que “ojala nos entendamos”, muchas veces le dije a Lukas que estaba preocupada porque ya llevaba mucho buscando familia y sentía que no iba a conseguir ninguna, el siempre buscaba la forma de darme ánimos y aunque si me hacía sentir mejor, yo seguía preocupada porque quería estar cerca, pero irme también con una muy buena familia.

Yo me hablo con algunas Au Pair que están en Alemania, les pedí consejos, unas me decían que las distancias no son tan largas, otras me decían que el transporte es supremamente caro, otras me hablaron de las opciones para viajar de una forma más económica, también habían quienes me decían que debería esperarme e irme cerca, ya que ese era uno de mis principales motivos. En fin, tenía diferentes puntos de vista y empecé a mirar los pros y los contras de cada familia.

La familia #11 era mi favorita, de hecho el único aspecto negativo que tenían era el tiempo de espera. Luego de que la mamá me pregunto si me gustaría ser su Au Pair, yo le dije que sí (creo que ni la deje terminar de decir la frase), pero ella me dijo que yo le agradaba, pero que tenía que sentarse con toda la familia y ver si podían esperarme, así que tuve que esperar todo un fin de semana para poder tener la respuesta de ellos.

El lunes yo solo quería que se llegara la hora de hablar con ellos para ver que habían decidido, estaba más nerviosa que nunca, ni siquiera recordaba la hora que habíamos acordado, así que estuve medio día conectada esperando a que ellos me llamaran. El momento en el que vi que se conectaron fue como si el tiempo se hubiera detenido, entre en pánico total, tenía preguntas preparadas para conocer más sobre la familia, y sentí que todo se me olvido, pero bueno, el momento decisivo había llegado y no me quedaba más que relajarme.

Cuando conteste la llamada vi que quien estaba frente a la cámara era la niña mayor, así que era mi oportunidad de hablar con ella y caerle bien, la salude, empezamos a hablar y luego llego la mamá, nos hicimos más preguntas para despejar algunas dudas pendientes, y yo en mis adentros me decía que si desde un principio no me dijeron que no, era porque si podían espérame. Finalmente la conversación fue tomando el rumbo que me interesaba y la señora me dijo que el señor estaba de viaje pero que querían tomar la decisión esa misma semana así que volvimos a hacer cita para el fin de semana, pero no cortamos la conversación ahí mismo, hablamos un poco sobre las mascotas, las au pair anteriores que han tenido y  sobre un par de alergias que tiene la niña mayor. Cuando estábamos ablando, la bebe empezó a llorar, pero saque mi as bajo la manga, o más bien mis peluches de la mesita de noche y ahí mismo se calmó la bebe, eso fue bueno, creo que gane puntos.

Seguimos hablando un rato más, la conversación no duro mucho, solo fueron como 30 minutos, pero sentí que todo iba muy bien. Por desgracia mi nivel de ansiedad estuvo por las nubes toda esa semana, hasta que finalmente llego el tan anhelado día.

Ese día si recordé la hora que habíamos acordado, así que no tuve la necesidad de estar conectada medio día. Me conecte faltando 2 minutos y ahí mismo vi que ellos se conectaron, me llamaron y yo estaba cruzando los dedos para que por fin me hicieran la pregunta definitiva.

Era la tercer video llamada, habíamos intercambiado mensajes como por 2 semanas, así que sentía que ya sabía todo lo que necesitaba saber para hacer match con ellos. Finalmente luego de un par de preguntas de rutina como, ¿si te dije que tienes que planchar? ¿Me dijiste que sabes nadar cierto? Al fin me confirmo la tan anhelada noticia. Me pregunto si mi corazón estaba con ellos, yo le dije que sí, y luego ella me dijo que el corazón de ellos estaba conmigo WIIIIIIIIIIII, fui tan feliz, creo que puede sonar algo cursi, pero así fue.

Luego de eso las preguntas que siguieron fueron acerca de las fechas disponibles para ir a la embajada, mis datos personales para llenar el contrato y ya.

Por fin, luego de mucho tiempo tengo una familia que me gusta por como son y por donde viven, fue supremamente difícil encontrarlos, pero al fin estoy un paso más cerca de Alemania.

3 comentarios:

  1. Qué alegría que encontraras tan buena familia Lex! Ya espero tus entradas desde Alemania, jajaja!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Lex!
    Qué bien que ya tengas familia y que ademas sea una que encaja tanto contigo, dentro de nada te tenemos por Europa! Espero que esta vez la experiencia sea mejor! Te seguire leyendo :)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Como estudiante en Europa uno puede visitar y conocer muchas culturas.
    Yo viajé a Europa para hacer un curso de francés y fue una experiencia increíble.
    Ya estoy en casa nuevamente pero quisiera volver, mi idioma francés necesita un poco de práctica. En Colombia hay muy buenos cursos de francés, pero no hay nada como aprender francés conectado con la cultura local.
    Saludos!!

    ResponderEliminar